Brotan con éxito negocios de restauración de cabello

Los tratamientos estéticos alrededor del cabello, que van desde los injertos hasta las prótesis, viven una fuerte etapa de expansión

Crece el negocio de restauración capilar
Por
Escrito en NEGOCIOS el

El mercado global alrededor de la restauración capilar es tan amplio como el número de cabellos que puede tener una persona.

Y su valor, según la firma Mordor Intelligence, llegará este año a los $6,910 millones de dólares a nivel mundial; y en cinco más se expandiría hasta los $10,610 millones de dólares.

Entre los factores clave que identifica la consultora como impulsores del crecimiento del mercado de la restauración capilar están, “la creciente popularidad de los trasplantes de cabello y la creciente prevalencia de diversas formas de trastornos dermatológicos que provocan la caída del cabello”.

Especialistas de la UNAM han advertido que cinco de cada 10 hombres entre los 20 y 30 años sufren alopecia androgenética. La cifra sube conforme la edad avanza.

En el caso de las mujeres, la afectación es mínima y, de acuerdo con los especialistas, en su mayoría no requieren métodos tan invasivos como los trasplantes capilares. 

Los buenos resultados en los tratamientos, dependen del diagnóstico correcto y una aplicación adecuada de la técnica seleccionada.

Aunque ya han pasado cuatro años de la presencia de la pandemia, en algunos casos este virus se convirtió en un impulsor de los tratamientos capilares, pues entre sus secuelas está presente la pérdida de cabello.

El mercado capilar ofrece múltiples salidas a la alopecia, como puede ser el trasplante de cabello, la utilización de prótesis capilares o bien la micropigmentación, entre varias más, con las que tanto hombres mexicanos como de otras nacionalidades buscan reducir los signos de alopecia u otras enfermedades que les afectan, dando así celeridad al sector estético capilar.

Las técnicas se han modernizado y hoy son menos invasivas, permitiendo una recuperación más ágil, con menores estragos y con resultados cada vez más parecidos al nacimiento natural del cabello.

Además, hoy se reconoce con mayor normalidad el uso de dispositivos capilares que asemejan el cabello de la persona, así como los trasplantes, que no son sólo de cabello, sino también de barba, bigote o, en el caso de las mujeres, también las cejas.

Lo importante, dicen los especialistas, es que se considere que algunos procedimientos no son sencillos, ni baratos, y requieren certificaciones que garanticen un procedimiento seguro.

A veces el bisturí es la mejor opción para recuperar el cabello

Las prótesis capilares, nietas del clásico bisoñé